El hecho de poder disfrutar una vez más de nuestro vestido de novia y sacar nuestro lado más natural hace que nos derritamos ante el poder del objetivo y como resultado tengamos unas fotos preciosas que serán un recuerdo para toda la vida. Estas fotografías suelen conocerse como sesión postoboda.

Ahora es el momento de plantearse si realmente necesitamos también una sesión preboda. Fotógrafos profesionales animan a las parejas a realizarla y no por ser una mera estrategia empresarial, sino porque existen razones de mayor peso en las que entenderás que debes realizar una sesión preboda. Una vez que leas el artículo y entiendas cuales los motivos por los que deberías realizar una sesión prematrimonial, entenderás lo maravilloso que es crear un recuerdo para toda la vida.

©Nuestro Cuento

©Nuestro Cuento

Una sesión preboda os servirá para eliminar todos esos miedos y complejos que tengáis ante las cámaras. Si sois de los que os intimidáis ante un objetivo, es fundamental realizar una sesión como esta. No solo conseguiréis perder los miedos sino además disfrutaréis tanto que os convertiréis en unos adictos a las cámaras. Dado que en vuestro día os convertiréis en el centro de todas las miradas y objetivos, tendréis que familiarizaros con el famoso “click” de las cámaras. ¡Abajo miedos y arriba flashes!

©Monsa Producciones

©Monsa Producciones

Estrechar lazos con el fotógrafo. Es necesario tener un contacto previo con el fotógrafo, de esta manera podrá conoceros un poco más y, por supuesto, vuestros gustos. Dándole la oportunidad de poder realizar una sesión preboda estudiará cuál es vuestro mejor perfil y estilo. Conseguiréis que todos los detalles estén bajo control y pueda hacer de vosotros el mejor recuerdo de vuestra vida.

©Alberto Ramírez

©Alberto Ramírez

Utilizar las fotografías para la boda. Es una buena opción si queréis una boda totalmente personalizada. Podéis utilizarlas para diferentes fines como invitaciones, libro de firmas, regalos de invitados o simplemente decorar el lugar de celebración con vuestras fotos llenas de romanticismo y naturalidad.

©Rebbeca Yale Photography

©Rebbeca Yale Photography

Fotos profesionales y bonitas. Una de las principales ventajas de estas sesiones es que podéis conocer la calidad y profesionalidad del fotógrafo, si su estilo encaja con lo que buscáis y si se crea un feeling atrayente entre vosotros. Por otro lado son fotografías llenas de carácter emocional y mucha espontaneidad. Si tenéis como especial aquel lugar donde os conocisteis u os distéis el primer beso nunca es tarde para volver a ese sitio tan significativo y crear un recuerdo lleno de magia. Fotografías que os subirán la autoestima cada vez que las veáis y recordaréis la bonita pareja que hacéis.

©Beatriz Tudanca

©Beatriz Tudanca

Disfrutar de la sesión. Porque organizar una boda y llevar a cabo todos los preparativos no es una cuestión de estrés y nervios. Esta etapa hay que disfrutarla con toda nuestra alegría y gozar el momento. Por eso debemos relajarnos y desconectar, sacar nuestro lado más emocional y disfrutar de cada uno de los pasos que das junto a tu pareja. Tómatelo como una excusa para pasar una tarde divertida y disfruta de este paso tan trascendental.

©Rowel Photo

©Rowel Photo