Los buenos momentos sientan mejor cuando se comparten. Por eso, muchos novios elaboran recopilatorios de fotos en un Power Point o en un vídeo, contando cómo se conocieron y cómo ha sido su noviazgo. Esta idea persigue pasar una velada entretenida y emotiva junto con los invitados que, de una manera u otra, han formado parte de su aventura.

Los smartphones nos han dado la posibilidad de inmortalizar cada segundo, por nimio que sea, de nuestras vidas, y hoy, en lugar de carretes para revelar, tenemos cierta sobreabundancia de imágenes en nuestros dispositivos. Por ello, el primer paso para que hagas una buena compilación es que selecciones cuidadosamente qué imágenes representan un momento importante y cuáles sacaste para enviar un WhatsApp gracioso al grupo de amigos. Una vez escojas, ten en cuenta los siguientes consejos para que tu presentación sea un éxito.

Recuerdos de cuando érais pequeños: acierto. No hay nada que enternezca más a cualquier ser humano con un poco de corazón que un bebé regordete y sonriente. Si encima se trata de vosotros cuando erais niños, vestidos como un pastel y haciendo monerías, a todos les encantará.

©Shauna Heron Photography

©Shauna Heron Photography

Cien fotos por cada evento: error. Ver una foto de cuando celebrásteis la comunión de vuestro sobrino es divertido. Ver siete casi iguales excepto porque tú te rodaste hacia un lado o tu pareja sonrió con dientes y sin dientes no es aburrido, es una tortura. Evítalo.

©Beatriz Tudanca

©Beatriz Tudanca

Enseñar vuestros mejores viajes: acierto. Los viajes siempre dan mucho juego para contar anécdotas. Recordaréis momentos felices de vuestra relación y vuestros amigos se lo pasarán en grande descubriendo un poco más sobre vosotros y sobre ciudades que no conocían.

6f3af1b2e1dd7000bc667d6685042dba

Contar la historia de cada imagen con todo detalle: error. Las anécdotas son divertidas si son cortas y dinámicas. Pasar 15 minutos hablando de cada una de ellas, desde los orígenes del hombre hasta el día de hoy, es tan tortuoso como enseñar varias fotos de lo mismo. No seáis pesados, la intención es pasar un buen rato, no un buen milenio.

©Kathryn Hopkins Photography

©Kathryn Hopkins Photography

Compartir los mejores momentos con familia y amigos: acierto. Tus padres, hermanos o tus mejores amigos forman parte de tu vida, es obvio, pero nunca está demás tener un gesto cariñoso y recordárselo. No dudes en añadir recopilatorios de vacaciones, Navidades y cumpleaños con todos ellos, les tocarás la fibra sensible.

©McKinley Rodgers Photography

©McKinley Rodgers Photography

Mostrar imágenes muy personales o sentimentales: error. Si bien la piedra angular del vídeo o presentación es compartir tus mejores vivencias con tus allegados, hay una pequeña parcela que debe quedarse entre vosotros dos. Esa fotografía robada que le sacaste a tu pareja mientras dormía o ese selfie que tenéis del primer día que comenzásteis a vivir juntos oficialmente son recuerdos tan íntimos que no tenéis por qué difundir.

©Kathryn Hopkins Photography

©Kathryn Hopkins Photography