Las listas de regalos de boda parecen estar palideciendo ante la nueva moda: dar una cantidad de dinero a los novios. Suena materialista, pero la realidad es que la celebración supone una inversión tremenda, y resulta más práctico que cada familiar y amigo subvencione su propio cubierto.

Se trata de un tema espinoso para ambas partes. Los novios tal vez se preocupen por si sus amigos no puede afrontar el gasto y, estos, a su vez, sentirán dudas acerca de la cantidad adecuada que aportar. Por suerte, acertar es más sencillo de lo que parece.

wedding-gift-etiquette-of-perfect-wedding-gifts-ideas-wedding-gift-etiquette-fortworthweddingmall

Para empezar, la manera en la que se pide el particular presente suele ser sutil. Es usual que en la invitación al matrimonio aparezca un número de cuenta e, incluso, hay quien opta por una transferencia a modo de regalo a través de un portal de bodas online.

Por otro lado, según datos de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), el coste medio de un banquete para 100 personas oscila entre los 11.864 y los 21.205 euros, siendo la media de 16.534 euros. Ateniéndonos a esto, a cada comensal le corresponderían 165 euros.

Ruth Eileen

¿Significa esto que es obligatorio aportar, sí o sí, esta cantidad? No. Debes tener en cuenta tres factores fundamentales: la dimensión de la boda, tu relación con los novios y tu situación económica.

Si se trata de una boda íntima, abiertamente low cost y con un banquete informal, una cantidad desorbitada resultaría innecesaria. Tu relación particular con la pareja influye muchísimo. Sería ideal que los amigos cercanos aportasen una suma formidable que no baje de los 100. La excepción a esta norma la marcan los estudiantes, los parados o aquellos cuyo trabajo les remunere con lo justo para vivir, así que están en su derecho de bajar de esa cantidad. Los recién casados lo entenderán.

De los familiares, especialmente de padres y hermanos, se espera un presupuesto de hasta 200 euros. Pero, al tratarse de personas especiales que conocen los gustos de los novios, tienen permiso para saltarse un poco las normas y lanzarse a por ese regalo especial que saben que les encantará -el clásico de la vajilla, encargarse de la luna de miel, una guitarra que siempre habían querido o ese reloj, colgante o zapatos carísimos que no podían permitirse-. Regales o contribuyas, los novios sabrán que lo haces con tus mejores intenciones y deseos para ellos.

cuanto-dinero-como-regalo-de-boda-