A la hora de organizar una boda, la cuestión de cómo sentar a los invitados puede traer a los novios ciertos quebraderos de cabeza, tantos o más que el tema de a quién invitar. Si te encuentras ante este dilema y no sabes cómo conseguir que todos los comensales se sientan cómodos, atenta a algunos consejos que te ayudarán.

La mesa presidencial. Seguramente ya conoces las nociones básicas sobre la organización en el banquete y los tipos de mesas que existen. Si vas a optar por mesas imperiales lo tienes más fácil, porque son más grandes y no necesitan ser tan estrictamente etiquetadas, con lo que tus familiares y amigos pueden posicionarse con algo más de libertad. Pero si vas a elegir la distribución clásica de mesas redondas sí tendrás que hacer una serie de clasificaciones.

alicia

Alicia Nacenta©

En la mesa presidencial se sientan los novios y sus familiares más cercanos. Estos son los padres y los hermanos de ambos, y también las parejas de los hermanos. En algunos casos se sientan también en ella los abuelos. Aunque el resto de mesas sean redondas, a veces la mesa presidencial puede ser la única de forma cuadrada o rectangular. En este caso, el protocolo indica que los novios van en el medio, ella a la derecha de él, el padrino al lado de la novia, la madrina al lado del novio y en ambos lados de los padrinos sus respectivas parejas. Los protagonistas del enlace han de sentarse antes que los convidados.

De mayor a menor cercanía sentimental. Siguiendo estrictamente las tradiciones, se dice que a la derecha se colocan las mesas impares con los seres queridos de la novia (o al menos los que van de su parte) y a la izquierda van las pares con los allegados del novio. Siguiendo esta norma simplemente se colocan cerca de los recién casados a las personas más íntimas, y se van alejando poco a poco a las que lo son menos o, incluso, son colegas o conocidos sin un lazo sentimental tan fuerte.

De todas maneras, hoy en día hay muchas personas jóvenes que no son tan rígidas con estas normas y distribuyen más libremente a sus invitados. En muchos casos, además, hay algunos grupos de amigos compartidos y, por tanto, da igual situarlos a la derecha o a la izquierda.boda-masia-can-ramoneda-0467

Mesas por afinidad. Es muy difícil que absolutamente todos vuestros invitados se conozcan entre sí. Lo habitual en una boda es que se den los siguientes grupos tanto de él como de ella: familiares no tan cercanos, amigos del colegio y/o instituto, amigos de la Universidad, compañeros del trabajo y algún grupo que se haya formado en una actividad complementaria como baile, música o un deporte que practiquéis.

Lo usual es establecer esta distribución pero tienes cierta flexibilidad si crees que, por ejemplo, un par de personas de tu instituto van a tener más en común con un par de compañeros de tu clase de yoga porque comparten ciertas aficiones o tienen personalidades parecidas. Lo importante es que nunca dejes a nadie descolgado sin al menos un conocido en su mesa.boda-masia-can-ramoneda-0469

Distribución por edad. La edad también es un factor clave a la hora de situar a las personas en el banquete. Aunque te hemos dicho que la familia suele ir junta, tal vez tus primos de veintitantos años prefieran estar en la mesa de compañeros de la Universidad que en la de sus padres quienes, a su vez, tendrán más temas de conversación con otros padres y coetáneos.

Recuerda que, si hay muchos adolescentes y niños invitados, debes reservar una mesa especial para ellos con un menú infantil para los más pequeños y algunos juegos y actividades de entretenimiento si fuera necesario. Intenta poner esta mesa cerca de las de sus padres para que puedan acudir a ellos en cualquier momento.boda-patio-de-angela-valdemorillo-justo-navas-fotografia-21

momem

Momem Fotografía©

Las normas están también para romperlas. Existen algunas reglas que hoy nos resultan algo obsoletas como, por ejemplo, que es necesario que haya el mismo número de mujeres que de hombres en cada mesa, o que no es bueno juntar a dos mujeres consecutivamente. En la actualidad este tipo de divisiones de género están siendo superadas y lo que importa es el contacto y la camaradería entre personas, independientemente de cualquier otro rasgo. Te será útil emplear tu propio criterio y tu intuición cuando el protocolo no te de las respuestas que buscas. Siguiendo este y nuestros otros consejos, te aseguramos que tus seres queridos pasarán una velada de lo más agradable.