Algunos novios optan por lunas de miel en lugares que, aunque cercanos, les aseguran sol, playa, mar y tranquilidad. Otros deciden embarcarse en un viaje exótico hacia un país desconocido, totalmente ajeno a todo lo que han visto hasta entonces. ¿Y si te dijera que puedes tener ambas cosas en una? Es posible en Tailandia.

Este país asiático tiene un clima un tropical húmedo, así que siempre hace calor. En marzo, abril y mayo se presentan las temperaturas más altas, mientras que desde junio hasta octubre aparecen fuertes lluvias (mucho cuidado con la temporada de monzón). En noviembre, diciembre, enero y febrero las temperaturas caen hasta los 15 grados, aunque solo durante la noche, pues de día se mantienen cálidas.

Por ello, te recomendamos la estación fresca para visitar este país. Bangkok es obligatorio, pero también Surat Thani, Chiang Mai o Krabi son ciudades con mucho encanto. Ahora que ya sabes cuándo viajar, ¿quieres saber qué visitar?ciudades-thailandia

Playas. Las arenas blancas y sedosas que se entremezclan con el agua esmeralda del Pacífico son uno de los mayores atractivos de Tailandia. La bahía de Phang Nga, declarada Parque Nacional Marino, es uno de los espectáculos naturales más bellos que contemplarás, con los picos de montañas sumergidas asomando entre sus aguas. Las impresionantes islas Phi-Phi son las más famosas, en especial Koh Phi Phi Leh y Koh Phi Phi Don, pero también el archipiélago de Koh Samui, integrado por 80 islas, es digno de conocer.islas-y-playas-thailandia

Gran Palacio Real de Bangkok. Se comenzó a construir a finales del siglo XVIII y sirvió de residencia de la familia real de Tailandia hasta mediados del siglo XX, pero tras abolirse la monarquía se trasladaron fuera del mismo. No se trata de un solo edificio, sino de un complejo formado por varios templos, capillas, palacios y muros que fueron añadiéndose con el paso del tiempo. Verás al Buda Esmeralda,  un buda venerado en todo el país y tallado en jade, proveniente de la ciudad de Chiang Mai, que se encuentra en el interior del templo Wat Phra Kaew.palacio-real

Tribu de las mujeres jirafa. A principios de los años 90, las mujeres de una tribu llamada Kayan, en la región birmana de Shan, huyeron de la dictadura militar hacia la provincia de Mae Hong Son, al norte del país, donde se distribuyeron en tres aldeas diferentes. La tradición Kayan dicta que las mujeres han de lucir unos anillos de latón alrededor del cuello, el primero de ellos con tan solo cinco años. A medida que van creciendo van añadiéndose o intercambiando unos collares por otros, sin sobrepasar los 10 kilos. No se sabe bien si el origen de esta costumbre se debe a una protección para impedir el mordisco de los tigres a la yugular, o para lucir desagradables ante los antiguos comerciantes de esclavos y así evitar ser compradas. Lo que está claro es que hoy en día se han convertido en un atractivo turístico.

©Evolution Travel

©Evolution Travel

Gastronomía. Ese restaurante tailandés al que vais todos los meses no tiene nada que hacer contra la verdadera comida tradicional que probarás en el país.  Los picantes y las potentes salsas se fusionan en el arroz, los fideos, las verduras, las gambas, y con el pollo o el cerdo marinados con esa textura única de la cocina thai.

©Viaje a Thailandia

©Viaje a Thailandia

Mercado flotante de Damnoen Saduak. Tailandia cuenta con varios mercados flotantes, pero este es probablemente uno de los más encantadores y mágicos del país o, como mínimo, el más conocido. En él descubrirás un tipo de comercio tradicional muy original, en el que los vendedores ofrecen fruta y artesanía subidos en sus barcas.

©El Diario

©El Diario

¿Dónde hospedarse? Tailandia ofrece tanto hospedaje de lujo como otro mucho más low cost enfocado a mochileros. El Hansar Bangkok, el Siam Kempinski Hotel Bangkok y el Centara Grand at Centralworld cuentan con cinco estrellas y muchas comodidades, aunque Centre Point Sukhumvit 10 y el Somerset Lake Point Bangkok o el Amari Boulevard Bangkok, con sus cuatro estrellas, se han ganado muy buenas opiniones. Al tratarse de un destino turístico, las posibilidades y garantías son infinitas, así que busca la opción que más se ajuste a ti, y lánzate a esta aventura paradisíaca.