¿Te casas en invierno? Entonces ya estarás pensando en cómo el blanco va a vestirte no sólo a ti, sino a toda tu decoración, como si hubiera nevado en tu boda. Aprovecha la ocasión para hacerte con una de esas níveas tartas que parecen sacadas de una película. Que un pastel sea blanco por fuera no implica que no pueda contener sorpresas en su interior, más allá de un simple bizcocho con nata. Te proponemos algunos sabores adecuados para este estilo e ideas para adornar el resultado final.

Tal vez las amantes del chocolate se hayan asustado ante la posibilidad de prescindir de este gran manjar en favor de una tonalidad clara. Pues no. Optar por la selva negra, cuyos ingredientes son un contundente bizcocho de chocolate, relleno y cubierto con crema de vainilla, o bien, con buttercream, para suavizar la intensidad. La mont blanc es una exquisitez francesa compuesta de crema de castañas, merengue, cacao y chantilly, que puedes recubrir de un mousse muy fino de chocolate blanco.

tartas boda invierno

La cheese cake cuenta con la ventaja de ser blanca de por sí, ya sea al horno o no, o si tiene base de galleta. Además es riquísima y suele ser muy popular entre los amantes de los dulces. Si te gusta esta, también lo hará la tres leches: bizcocho empapado en nata, leche condensada y leche evaporada, revestida opcionalmente con almendra picada.

tarta de boda cheese cake

Las tartas de frutas y hortalizas (de zanahoria, de calabaza, de naranja) son susceptibles de convertirse en albinas porque suelen combinarse con rellenos y coberturas de buttercream, aunque también cabe añadirles nata o chocolate blanco.

Existen mil maneras de decorar el revestimiento del postre y así hacerlo estético y personalizado. Las frutas en colores vivos, como las fresas, las frambuesas y las cerezas, e incluso la mermelada, quedan increíbles y apetitosas en contraste con el fondo claro y, encima, son deliciosas.tarta boda

Los dibujos de chocolate negro parecen tatuajes sobre la superficie de la tarta y permiten infinidad de formas: flores, hojas, formas geométricas, líneas que se entrelazan… Lo mismo se puede hacer con el fondant que, trabajado por un experto, puede simular formas de todo tipo, como rosas o corazones. Incluso algunos reposteros adicionan pétalos reales y comestibles como ornamento.tarta byn

Una tendencia poco práctica aunque, desde luego, maravillosa a la vista, es la de colocar joyas al pastel. Encontrarás perlas rodeando la superficie, piedras adornando los bordes e incluso lazos, colgantes y entramados de cadenas y cristales abrazando al postre en toda su amplitud.

Si te gustan las tartas nupciales blancas pero temes que resulten sosas, ya sea en su composición como en su aspecto, replantéatelo. Es fácil convertir un dulce sencillo en uno sabroso y atractivo, que pide ser comido tan sólo con mirarlo.joya

Fotos: Pinterest