Cuando estás entre los 20 y los 30, tus posibilidades en el mundo de la moda son infinitas: puedes ir desde muy juvenil hasta totalmente formal, e incluso mezclar ambos estilos. Con la ropa solemos tenerlo claro, pero, ¿qué hay de las joyas? Si eres una de esas millennials que no quieren gastar mucho en joyería y que prefieren acudir a una boda como invitadas sencillas, aunque muy chic, tenemos una selección que te encantará.

Las gargantillas y los chokers se resisten a abandonarnos y, además, van tomando nuevas formas cada temporada. En primavera y verano te recomendamos el uso de flores y colores vivos que, además, sienta bien a las más jóvenes. Nos encanta este collar de flores azules de Sfera, que podrás reutilizar para tomar unas copas con amigas durante el verano. Combínalo con vestimenta oscura y un cinturón a juego. ¿Qué te parece este de Lollipops, con unos toques preciosos de fucsia?

Existen opciones más discretas, como esa gargantilla bordada en tonalidades pasteles de Asos. Es ideal para adolescentes, con un maquillaje suave de estilo cara lavada, y el cabello recogido, para que se destaque bien el cuello. Mézclalo con pendientes pequeños para no recargar el estilismo y para que no se te enganchen.

Si te invitan a una boda ibicenca y, aun manteniendo el blanco del dress code, te apetece añadir una nota de color a tu vestimenta, hazte con este collar de Desigual. Es bastante grande y llamativo, por eso te sentará ideal sobre un look muy neutro, aderezado con pintalabios coral. 

Nos han enamorado estos pendientes de Zara, que tienen forma de zapatillas de bailarina. Para que se vean claramente, utilízalos si llevas un escote palabra de honor o de corazón (que quedan mejor sin colgantes) y un moño alto. Como son plateados, te pegarán con cualquier vestido. 

Pero si te apetece lucir unos zarcillos más formales, sin que dejen de ser económicos, entonces hazte con estos de Topshop, que son muy brillantes y tienen un tamaño medio totalmente versátil. Como tienen forma de corazón, utilízalos para un estilo naif y con un maquillaje romántico en el que predominen los rosas. En esta línea también nos han gustado estos de Dorothy Perkins, entre el rosa cuarzo y el salmón, perfectos para adolescentes que estén probando con sus primeras piezas de bisutería. 

Vamos ahora con las pulseras: tanto si te gustan finas como anchas, a modo de brazalete, tenemos sugerencias. Esta pulserita de Bimba y Lola es perfecta para un outfit aniñado y una ceremonia en la playa o de estilo marinero, porque está repleta de minúsculas estrellas de mar de varios tonos.

Si has sido invitada a una ceremonia nocturna, llénate de brillo con un brazalete en dorado, como este de Misako, que te servirá para cualquier ocasión, además de una boda, en la que quieras convertir un look simple en uno especial y diferente.

¿Eres fan de los anillos? A las chicas jóvenes les queda genial llevar varios finos en distintos dedos de la mano. Fíjate, por ejemplo, en este pack de Mango, que podrás combinar de varias maneras. Ten en cuenta que, si te decantas por las sortijas, es mejor que prescindas de la pulsera, si luces pendientes grandes tu collar no debe serlo, y si tu choker es algo ostentosa, es mejor que te pongas unas dormilonas en las orejas. El equilibrio en la bisutería evitará que parezcas un árbol de Navidad y te hará estar muy elegante. Y lo mejor es que, con nuestras ideas, lo conseguirás low cost.