No hay mejor ocasión que la primavera y el verano para celebrar una boda al aire libre. Hay tantas fincas y hoteles con jardín en los que se puede pasar una velada inolvidable al sol, entre fuentes, árboles y flores. Aunque la naturaleza poco necesita para lucir más bella de lo que ya lo hace, nunca está de más darle un toque personal con unos bonitos bodegones. Pero, ¿dónde y cómo colocarlos?

Seguramente ya tendrás una empresa contratada que te va a organizar todo, desde el catering hasta la decoración. Pero lo bueno de los bodegones es que puedes acordar los detalles con los expertos en los que has confiado o incluso, si hay algún artista en tu familia, pueden hacerse a mano, de manera personalizada.

En Miboda.com te proponemos tres bodegones clave: el de bienvenida, el de los regalos y el de los aperitivos. El bodegón de bienvenida puede estar compuesto por mesas con manteles y plantas, jaulas de pájaro con fotos y notas, cestos de mimbre con frutas, cajas de madera con flores, jarrones, pizarras con mensajes románticos, bicicletas vintage, etc. La única regla es que sea original y conjunte con el ambiente general del evento.bodegon-1 bodegon-3

Lo mejor es situar el bodegón de bienvenida cerca o en la entrada de la zona de asientos de la finca o el jardín. En algunas bodas se coloca un bonito portón repleto de flores como entrada a la zona de la ceremonia y/o banquete. Junto a este arco, puedes colocar el bodegón de la manera que más te guste, a modo de carta de presentación.

bodegon-2

Si la boda es de tarde, añade luces que lo hagan más visible cuando oscurezca. Utiliza velas aromáticas de colores, o bien iluminación artificial, como pequeñas bombillas en tira o lámparas antiguas, que den un toque retro al conjunto. Si hay árboles encima de él, cuelga de sus ramas lámparas de papel. El resultado enamorará a todos.bodegon-5

El bodegón de los regalos es, como su nombre indica, un rincón muy especial en el que pondrás los detalles que vas a entregarles a tus invitados como agradecimiento por su asistencia, su apoyo y su cariño incondicional. Este se situará preferiblemente en la zona del banquete. Así, cuando este vaya finalizando y algunos se levanten a hablar con sus conocidos, tendrán a mano sus obsequios.regalos-1

Para esta clase de bodegón puedes hacer una división entre los regalos de los chicos y los de las chicas. Coloca dos pizarras y, en cada una, haz un dibujo que indique cuál es la zona de ellos y cuál la de ellas. Resultará muy divertido y original. Si los presentes son unisex, te bastará con una sola pizarra para marcar que en esa mesa encontrarán una pequeña sorpresa.

No olvides decorar nuevamente con plantas y flores. Si lo prefieres, pon bandejas de frutas para que, además de tu regalo, tus amigos y familiares disfruten de un dulce aperitivo. Puedes, además, colocar algunas butacas, cuya función no solo será ornamental, también práctica, por si alguien quiere sentarse a abrir su paquete.regalos-2 regalos-3

Cuando la fiesta post-banquete esté avanzada, puede que alguien sienta algo de hambre (o gula) y le apetezca un snack. En lugar de ofrecer los típicos perritos y hamburguesas, da un paso más y sitúa una mesa, en la zona de la fiesta, que tenga un amplio repertorio de picoteo. Combina salados (tapas, quesos, jamón, mini sándwiches…) con dulces (pastelillos y las siempre estéticas y, además, sanísimas frutas). Presenta los alimentos en bandejas a distintas alturas para un resultado estético y apetecible. Tus invitados lo agradecerán: matarán el gusanillo de la manera más chic posible.comida

Como ves, es muy fácil elaborar bodegones de todo tipo, y colocarlos adecuadamente es una cuestión de lógica e intuición. Cada uno cumple su función y hace de una ceremonia normal una especial y personal, que no dejará indiferente a nadie. ¿Te atreves a crear una boda única gracias a estas propuestas?