Los colores son sinónimo de vida, alegría, diversión, pasión. El cine se rindió a sus encantos y forma parte de nuestra decoración, nuestra vestimenta, nuestro maquillaje… Pantone sienta las tendencias en materia de colores y continuamente nos sorprende con una amplia gama de posibilidades que podemos incluir en nuestra vida. Hoy lo que te sugerimos es que pongas tus invitaciones a la moda inspirándote en los diez tonos que Pantone propone para esta temporada de primavera-verano 2017.

Si tu tono estrella es el azul, estás de suerte, porque puedes escoger entre tres tipos. El Island Paradise es pálido y casi verdoso, como las aguas cristalinas de las paradisíacas playas tropicales. El Niagara es un poco más apagado y sereno, que recuerda a la tela vaquera y pega con todo. Y el más intenso, sin duda, es el Lapis Blue, del mismo azulón que la llamativa piedra lapislázuli.

Estos colores nos encantan para invitaciones de bodas de verano, tal vez celebradas en la playa misma o en un gran hotel con vistas al mar. El agua y el estilo náutico y marinero son claves para este tipo de tarjetas.

¿Eres más de montaña que de mar? Entonces necesitas transmitir tu amor a la naturaleza con el color verde, que además es muy bonito y alegre para las invitaciones, y contrasta de maravilla con un fondo blanco o nacarado. El Greenery, que es, además el color de 2017, es claro y chillón, ligeramente lima, muy refrescante y juvenil. Por su parte, Kale es más serio, más oscuro, y nos recuerda a bosques frondosos repletos de árboles altos y saludables.

En primavera la tierra está fértil, dispuesta a germinar, y qué mejor que el marrón para simbolizar este renacer. Hazelnut te enamorará porque, si bien el marrón no es el tono más típico para ornamentar una boda o elaborar tus invitaciones, este es dulce, cálido y sencillo, ideal para una ceremonia que esté en íntima conexión con la naturaleza.

Tus tarjetas tendrán un aspecto eco muy rústico si las haces marrones. Puedes emplear papel reciclado, texturas rugosas y prints de madera para lograr un aire cien por cien natural.

Si lo que adoras de esta época del año es el florecimiento de los árboles, prepara unas románticas tarjetas de color rosa, como muchas de las flores que puedes usar para tus centros de mesa o para tu ramo de novia. El Pale Dogwood es apagado y elegante, casi empolvado, mientras que el Pink Yarrow es más del estilo del hot pink, muy divertido y fresco.

Nos encantan las dos variantes. Encarga invitaciones con tipografías románticas y dibujos de flores, mariposas, corazones… en general, diseños que se presten a estas tonalidades que emiten tanta felicidad.

Pantone propone dos colores más, el Primrose Yellow y el Flame. El primero es un amarillo alegre pero no extravagante, acaramelado y luminoso como el sol en un día de junio. El Flame es puro fuego, un anaranjado rojizo repleto de vivacidad y dinamismo. No pueden faltar estos tonos en la ornamentación de una boda de verano y, por tanto, en tus invitaciones de boda. Incorpóralos con motivos tropicales como imágenes de piñas, limones, melones y demás frutas refrescantes.

Tienes diez tonalidades entre las que elegir para que tus participaciones sean preciosas y, además, totalmente a la moda. Puedes combinar algunos colores como el verde y el marrón, los rosas con los azules o el amarillo y el anaranjado. ¿Con cuáles te quedas?