Una boda romántica destaca ante todo por su sencillez, por resaltar el encanto de las cosas más naturales y sobretodo hacerlo por amor.

Sara Lobla fue la encargada de capturar todos los momentos de la boda. Recuerdos llenos de naturalidad, y que mejor elección, cuando su fotografía se basa en retratar el encanto de lo sencillo.

Viendo las fotos de la boda de Sergio y Laura se sabe que la boda tuvo un significado especial. El lugar para la celebración de la boda, era uno de los sitios preferidos por los novios con el que habían soñado durante tiempo. La finca Son Terrasa (Orient, Palma de Mallorca) era el sitio perfecto para la boda ansiada.

Tras largos meses de preparación y creatividad dio lugar a una boda llena de romanticismo y naturalidad. El espacio, el decorado, todo estaba al gusto de los novios.

Una boda hecha por y para los novios y sus invitados. Todos ellos pusieron su granito de arena: un amigo cercano a la familia dirigió la ceremonia, los amigos de los novios participaron con sus emotivas lecturas, la tía de la novia y el padrino se encargaron de la tarta y Laura se encargó de toda la decoración de la finca rescatando velas, tarros de vidrio, guirnaldas, telas, cajas de madera, etc. ayudada por los camareros “que fueron muy profesionales y me ayudaron muchísimo” apunta Laura.

La novia lucía radiante con un vestido de Otaduy (Simon & Garkunkel), un look bohemio y a la vez muy romántico, con cierto aire rústico y renovado. De manga larga y bordados en sedas y fibras naturales. Sergio lucía un traje claro con pajarita que desprendía luz y espontaneidad.

El mobiliario de la boda fue proporcionado por Imatge&Events y Gloria Events. Del catering se encargó Plaer Natural y del escenario y sonido Can Puc Produccions. Las flores de la boda (ramo, decoración, tocado, boutonier del novio) por Fulles i Flors.

Después de la cena, los novios quisieron regalar a sus invitados una pequeña sorpresa “Sergio y yo somos pianistas, y él compuso una canción a modo de baile nupcial. Con los nervios y la faena de antes de la boda no pudimos ensayar, pero finalmente quedó muy romántico” nos cuenta Laura emocionada.

Ellos también tuvieron sus momentos de gloria como el inesperado baile de las amigas de la novia que habían preparado previamente. A partir de aquí comenzaron con la fiesta hasta las tantas de la madrugada acompañada por el Dj.

0001_LAURA&SERGIO0030_LAURA&SERGIO0055_LAURA&SERGIO0149_LAURA&SERGIOotaduy-10206_LAURA&SERGIO0214_LAURA&SERGIO 0261_LAURA&SERGIO 0231_LAURA&SERGIO 0228_LAURA&SERGIO0282_LAURA&SERGIO0285_LAURA&SERGIOotaduy-20306_LAURA&SERGIOotaduy-30314_LAURA&SERGIO0330_LAURA&SERGIO0347_LAURA&SERGIO0337_LAURA&SERGIO0595_LAURA&SERGIO0620_LAURA&SERGIOotaduy-40371_LAURA&SERGIO0369_LAURA&SERGIO0623_LAURA&SERGIOotaduy-50664_LAURA&SERGIO0668_LAURA&SERGIO0672_LAURA&SERGIO0721_LAURA&SERGIO0738_LAURA&SERGIO0754_LAURA&SERGIO0777_LAURA&SERGIO0780_LAURA&SERGIO0788_LAURA&SERGIOF2600031

Créditos fotografía: Sara Lobla