Seguro que ya sabes la importancia de realizar una sesión preboda y, además, te hemos dado ideas divertidas para hacerla e incluso inspiración para realizarla en distintos lugares como un espacio industrial o una playa… Pero, por cada amante del mar, hay un amante de la montaña. ¿Qué te parecería hacer tu álbum en medio del bosque?

Una de las ventajas que tiene este tipo de sesión es que la naturaleza ya es bonita por sí misma. Solo tienes que escoger tu lugar preferido: un prado, un acantilado, una zona llena de árboles, las orillas de un río… A pesar de que la base ya sea perfecta, siempre es bonito decorar un poco a nuestro gusto. El mejor material para ornamentar una zona verde es la madera, con hojas y flores como complemento principal. Elabora un altar de madera, pulida si quieres un toque elegante o en bruto, con troncos finos y altos, si prefieres un estilo rústico.

Dependiendo del resultado que desees, puedes adornar el altar de distintas formas. Quedará muy animado y juvenil con flores de colores variados, mientras que solo con hojas, como por ejemplo de olivo, resultará muy silvestre. Si estás en lo alto de un acantilado, puedes aderezarlo con retales de tela blanca y celeste que se muevan con el viento natural que suele haber en esas zonas.

Gatito Jermone©

Gatito Jermone©

Para las “escaleras” de tu altar o, simplemente, para elaborar pequeños escenarios en los que os podáis subir y besaros para una buena instantánea, podéis utilizar palets sin pintar, barnizados o pintados en blanco pero con estilo vintage, es decir, con trazos gruesos y descuidados. Esto podéis hacerlo vosotros mismos y será mucho más económico y original.

Para los corners y mesitas de decoración, seguid empleando madera. Podéis usar mesitas retro de campo y barriles, que son muy versátiles. Encima colocad frutas, libros con tapas de cuero, fotografías en blanco y negro, pergaminos y plumas, macetas y jaulas lámpara. 

Pic Storie©

Personalizad el espacio con vuestros nombres. Aprovechad las ramas de los árboles para colocar en cartulinas o en pequeñas placas de madera vuestras iniciales, vuestros nombres o la fecha del enlace. De las ramas también podéis colgar guirnaldas, macetas, discos, papelitos de fiesta…

Aprovecha los distintos momentos del día. Es habitual que las sesiones de fotografías se tomen durante la mañana, pues la luz es muy favorecedora. Pero el atardecer puede dar lugar a increíbles colores en el cielo, naranjas y rosas, que resulten muy románticos para lograr imágenes de los novios a contraluz, por ejemplo. La noche es también idónea para jugar con las sombras y la tenue luz de la luna, sobre todo si es llena. Ilumina el espacio con guirnaldas de bombillas entre los árboles.

Evenpic©

Fran Menez©

Dependiendo de la estación del año, el estilo y, por tanto, la ornamentación que elijas, variará. El otoño es uno de los momentos más especiales para visitar el campo, pues los tonos ocre de las hojas caídas producen una sensación inigualable de bella melancolía. Todo lo contrario sucede en primavera y en verano, cuando la explosión de colores es pura vida y alegría. El invierno es ideal para aquellas parejas que adoren la nieve tanto como para convertirla en protagonista de su sesión preboda. 

Fran Menez©

Como últimos tips para unas imágenes preciosas en el bosque, te recomendamos que utilices una vestimenta inspirada en una boda celta, conectada con la naturaleza. Ella estará preciosa con un vestido blanco o beige, largo y de tela ligera y volátil, y flores en el cabello suelto. Él debe usar los mismos tonos neutros en una camisa holgada y pantalones chinos. Si os atrevéis a ir descalzos, mejor todavía. Cuando imprimáis vuestras fotos, guardadlas en un álbum de apariencia eco, en marrón claro, y así completaréis el aire rústico que estáis buscando.

Laura Espadale©

Miguel Hernández©