Imagina que estás en uno de esos pueblos con encanto que tienen una pequeña y romántica iglesia en el corazón de su casco histórico. Poco a poco empiezan a llegar muchas personas elegantes que se arremolinan en la puerta. Va a celebrarse una boda. ¿A que lo primero que haces es coger un buen sitio para que cuando llegue la novia puedas ver su vestido?

1.jpg

Maria Hibbs Photography/ Sarah Kate

Esto sucede por un motivo: la estrella indiscutible de la boda es la novia (lo sentimos por ti, novio, pero así es). Por eso, elegir el vestido es una tarea en la que vas a tener que invertir mucho tiempo (como mínimo, seis meses) y esfuerzo pero, sobre todo, una enorme ilusión.

Seguro que, desde pequeña, te has imaginado como una princesa, caminando entre tus invitados, vestida de blanco con una falda ancha, con mucho vuelo, y una larga cola como si de tu estela se tratase. Sin embargo, ahora que el sueño va a hacerse realidad, tienes tanto donde escoger que te sientes abrumada y confundida.BeFunky CollageBeFunky Collage1

Jose Villa Photography/ BluElla Photography/ Coco Tran/ Koman Photography/ Jake and Heather

Lo primero que debes tener en mente son los modelos de vestido que existen. El corte princesa es muy habitual para novias y favorece a todo tipo de constituciones físicas. El corte imperio es similar pero con una caída más discreta y también sienta bien a toda clase de chicas. Los trajes de sirena, los preferidos de Sofía Vergara, te sentarán estupendamente si eres como ella: una mujer con un cuerpazo imponente repleto de curvas. Un vestido recto es una opción ideal para ceremonias sencillas y al aire libre, aunque no es la mejor opción para una chica excesivamente delgada, pues puede acentuarlo demasiado.

tipos

Greer Gattuso/ This Girl Nicole Photography/ Ryan Ray Photography/ Charla Storey Photography

Los vestidos de escote asimétrico son arriesgados y darán mucha originalidad a tu look, además de que podrás jugar con el peinado y las joyas para resaltarlo. Si tienes el cuello esbelto de un cisne y los hombros rectos y de aspecto suave, apuesta por este estilo y también por escotes de barco y strapless.

escotes

Graham Terhune Photography/ Pronovias/ Lucy Cuneo Photography/ Jessica Burke

¿Te casas de corto? También cuentas con muchas posibilidades donde elegir y más hoy en día, cuando la moda millennial lo está invadiendo todo. Los trajes de tipo canesú, con cuellos babydoll, incluso, son perfectos para las más jóvenes. El corte evasé otorga cierta sofisticación y vuelo a la falda, mientras que el tubo resalta las formas del cuerpo. Este tipo de vestidos se ve más habitualmente en ceremonias por lo civil. Algunas mujeres, incluso, están introduciendo el pantalón como elemento válido y chic para casarse. ¿Te atreves?

kasjd

Jose Villa Photography/ Mango/ JessaKae

Lo habitual, al empezar la búsqueda del modelo es comenzar a mirar las marcas de referencia. Te recomendamos que curiosees todas las firmas que quieras, desde las más caras, incluso de alta costura, hasta las de precio medio y, por qué no, las low cost. Así sabrás qué está de tendencia en esa temporada y puede que, entre todos ellos, halles, inesperadamente, el vestido ideal para ti. En caso de que vayas a encargarlo a medida a una modista, mira también en tiendas físicas y online para que tomes recorte de lo que te gustaría incluir, entre todo lo que ves, en tu traje final.

dresses

Carla Gates Photography/ Greer Gattuso/ Ingrid Lepan/ Sally Pinera

Tu madre, tus hermanas y tus mejores amigas te acompañarán, seguro, a probarte vestidos, y opinarán sobre todos ellos. Su apoyo te servirá como pilar fundamental durante la preparación de la boda, pero no debes olvidar que la última decisión es tuya. Por mucho que tu madre te vea maravillosa en un traje blanco impoluto y de corte princesa, si tú te sientes más cómoda en uno de sirena en champán, adelante, eres tú quien va a casarse. La mejor garantía para no fallar es ser siempre fiel a tu instinto y a tu estilo personal.

Andrew Mark Photography

Andrew Mark Photography