Entre el atrevido vestido minifaldero y el elegante vestido extralargo hay un intermedio que, aunque algunas mujeres han incorporado ya a su armario, otras miran todavía con cierto recelo: el vestido midi.

Este traje cubre por completo el muslo y, como mucho, baja hasta la mitad de la pantorrilla. En definitiva, con un vestido midi nunca enseñarás las rodillas pero siempre dejarás ver los tobillos. Se originó en los años 40 y 50, época durante la cual el diseñador Christian Dior popularizó las faldas lápiz y Marilyn Monroe lució su despampanante cuerpo en ajustados modelos tubo, o dejó ver más de lo políticamente correcto con el vuelo de su falda acampanada en La tentación vive arriba.

El punto fuerte del vestido midi es que permite lucir cuerpazo sin la necesidad de enseñar nada, tan sólo insinuando. Con él resultarás increíblemente sensual manteniendo tu elegancia intacta. Por su particular largura, puede parecer que acorta la figura, pero sucede todo lo contrario: resulta muy favorecedor con cualquier tipo de calzado, solo tienes que saber combinarlo según tus características particulares.

Destaca tu recién estrenado moreno veraniego con este romántico vestido de corte años 50 de Chi Chi London. Su escote delantero es discreto, su pequeña apertura en la espalda resulta muy coqueta y el vuelo de la falda te irá genial si quieres disimular caderas o muslos o, simplemente, no te gusta marcar demasiado. Este traje es ideal para cualquier tipo de ceremonia pero sobre todo para diurnas, por su claridad y sobriedad. Si te encanta la hechura pero necesitas algo más nocturno y recargado te proponemos este encantador vestido de Jolie Moi, cuyo verde botella hará brillar a chicas pálidas de cabello oscuro.vestidos midi

La otra variante del vestido midi es la ajustada, ideal para mujeres que quieren contornear su figura y marcar sus curvas. Vesper sugiere un vestido de tubo negro con top de encaje 2 en 1 y detalle en contraste en blanco. Combínalo con sandalias abiertas de plataforma en camel para el día, o con stilettos en turquesa o coral (y complementos a juego) para la noche.image4xxl

Nos enamora la profundidad del azul cielo de este sexy diseño de Rare London, con un escote entre halter y de corazón que le da a su sencillez un toque divertido. Lo puedes conseguir también en rojo sangre. Igual de informal pero más recatado, con mangas y escote en V, es este primaveral modelo de AX Paris en tono crema estampado con enormes flores azules.BeFunky Collage

Es importante escoger los complementos con inteligencia para acertar con un traje de estas características. Empezamos con el calzado: si eres bajita, evidentemente te sentará mejor con tacones. De hecho, una chica de baja estatura puede parecer mucho más estilizada con este tipo de corte y unos salones de tacón fino o unas cuñas, para más informalidad. Las altas pueden permitirse sandalias planas o bailarinas, aunque esto es sólo apto para bodas cuyas normas de etiqueta lo permitan.

Sin-título-1 Bridal Musings – Diego ZukoSin-título-2Harper’s Bazaar – Hello Fashion BlogSin-título-3 Rental Mode – Lovely PepaSin-título-4

All that She Wants – Style Pantry

Con respecto al bolso, decántate por uno pequeño, de sobre, clutch o incluso fantasía, para una ceremonia de tarde-noche. Al tratarse de un vestido largo, es mejor equilibrarlo con elementos pequeños y dejar a un lado los maxi bolsos o los collares recargados. Permítete, eso sí, una pulsera imponente y brillante o unos pendientes que destaquen un recogido bajo, y te convertirás en la invitada perfecta.