¿Qué es lo que más te gusta de las bodas? Tal vez lo primero en lo que pienses sea en el suculento banquete, en la tan aclamada barra libre o en arreglarte y ponerte un traje espectacular. Todo esto es comprensible pero, admítelo, lo que de verdad encanta a todos de este tipo de celebraciones es la emoción compartida con los seres queridos, el cariño y el amor que se respira en el ambiente.

Para dar rienda suelta a esta sensiblería y entretener al personal durante la fiesta, te proponemos recordar los mejores momentos que habéis pasado con cada uno de los invitados en un vídeo. Para las fotografías y el vídeo de la boda en sí misma te recomendamos que contrates a un profesional. Sin embargo, para este proyecto solo hará falta una cámara aceptable (si cuentas con un buen móvil, servirá), algunos conocimientos básicos de edición y unas ganas irrefrenables de divertirse. Y tienes que tenerlo terminado antes del gran día, pues la intención es proyectarlo entonces. ¿Te atreves con este reto?

©Carmen Santorelli

©Carmen Santorelli

Para organizar el trabajo, separa los grupos de entrevistados en familiares, amigos muy cercanos y conocidos. Las historias personales son cautivadoras, así que propón a tus abuelos y a tus padres que cuenten alguna vivencia de tu infancia y cómo eras antes de conocer a tu actual marido o mujer. También quedará precioso que los padres hablen de sus sentimientos hacia el nuevo miembro de la familia y hagan notar la felicidad que les supone que su hijo o hija haya encontrado a la persona perfecta.

Tus mejores amigos deben aportar un toque de diversión mediante historias cómicas sobre vosotros,  e incluso con alguna situación vergonzosa que con el tiempo se haya transformado en un motivo de risas aseguradas. Nadie te conoce como ellos, así que permíteles dar rienda suelta a su imaginación. Puedes hacerlo a modo de confesionario de reality show para que resulte más gracioso. Añade fotos de las quedadas o los viajes en los que os hayáis embarcado juntos.

©Adonye Jaja

©Adonye Jaja

Los conocidos o amigos más lejanos han de participar de alguna manera pues, al fin y al cabo, les has invitado a tu boda por alguna razón, y no es de buen gusto hacerles sentir desplazados. Así que a estas personas plantéales cuestiones más sencillas, tal vez a modo de ronda de preguntas rápidas como por ejemplo: “¿cómo nos conocimos?”, “¿qué fue lo primero que pensaste de mí?”, o “¿cuál ha sido el momento más divertido que hemos pasado juntos?”.

©Kay English

©Kay English

Atenta a estos últimos consejos que te serán muy útiles para elaborar un vídeo maravilloso. No lo hagas demasiado largo o, lo que es lo mismo, no te excedas de los diez minutos. Queremos entretener, no dormir a los invitados con una película autobiográfica. Combina las intervenciones con música de fondo y fotografías, así como intervalos y rótulos que presenten a cada persona que habla con su nombre y parentesco contigo. Emite el vídeo antes de los postres, por ejemplo, un momento idóneo para que los comensales reposen la comida antes de continuar con los dulces. Para cerrar con un broche de oro, añade las tomas falsas al final y el éxito de tu vídeo será inevitable.