Boda y blanco van de la mano. Y blanco y pureza, también. Tenemos grabado en la mente que estos conceptos son indiscutibles y forman parte de la tradición occidental. Sin embargo, esta costumbre es relativamente moderna, del siglo XIX, y muchas celebrities la han desafiado en su gran día.

Durante la época victoriana, hace ya dos siglos, cualquier color era válido para el vestido de novia. Las únicas prohibiciones eran el negro, porque estaba destinado únicamente al luto, y el rojo, que se relacionaba con la prostitución, el libertinaje y la lujuria.

Fue la Reina Victoria de Inglaterra la responsable de que el blanco se convirtiera en el color más deseado para pasar por el altar. Victoria contrajo matrimonio con Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha en 1840, ataviada de este tono. La fotografía oficial del retrato de boda fue extensamente difundida y, dado que la reina era un icono, muchas novias europeas quisieron imitarla.

reina victoria cuadro

Hacia el siglo XX, se extendió entre las clases conservadoras que el blanco simbolizaba la pureza y la castidad, motivo por el cual la mujer debía vestir de este modo en su boda, para mostrar su condición inmaculada. Eso sí, en Cataluña, durante la Guerra Civil, muchas mujeres se casaban de negro, con una gran mantilla y un velo largo.

novia negro 3

Hoy en día, sin embargo, utilizar otro color, ya sea este más o menos llamativo, no tiene ninguna connotación negativa. Solo significa que la novia desea algo distinto y se atreve con ello.

Kaley Cuoco lució como una princesa Disney un divertido vestido lila claro en su boda con el tenista Ryan Sweeting, en 2013. Keira Knightley no solo se atrevió con un diseño corto, sino en color gris perla para su unión con su actual marido y padre de su hijo Edie, el cantante James Righton. Jessica Biel escogió un despampanante Giambattista Valli rosa para su ceremonia de 2012 con Justin Timberlake.Kaley-Cueco-casa-fin-ano_MDSIMA20140102_0110_36justin-timberlake 20_bodas_secretas_6543_1024x683

 

Algunas firmas como Rosa Clará, Pronovias e incluso tiendas de ropa low-cost como Topshop, Asos o Miss Selfridge tienen diseños de fiesta de varios colores, incluso negro, con los mismos detalles, caídas y diseño que uno convencional. Si quieres convertir tu vestimenta en la más original que nadie haya imaginado, no te cortes y da el paso hacia el altar con tu color preferido.

4b3338f481ea40a9d276197d002cc3e2 27ca2863de144e8fdd96ad8ca26b6930 ASOS5 ASOS6 image1xxl (2) image1xxl (4) image4xxl image1xxl (1)

Fotos: Rosa Clará, Topshop, Asos