En los escaparates de novias los vestidos suelen estar acompañados de su complemento más preciado: los zapatos. Una vertiginosa altura de 10 centímetros o más alza ese zapato de princesa, de un blanco pulcro y un diseño coqueto, que muchas sueñan con saber llevar sin torcerse un tobillo o sentir que sus pies se necrosan a los pocos pasos.

Para empezar, los expertos aseguran que no es conveniente para la salud superar el tacón de 4 centímetros. El pie humano está diseñado para soportar el 70% del peso corporal en el talón y 30% en la parte delantera. Imagínate la descompensación que causas cuando, al caminar sobre diez centímetros, depositas la mayoría de tu peso en apenas parte de la punta del pie. 

El argumento más fuerte a favor de los tacones medios es la salud, pero existen motivos estéticos, también, para apoyar esta corriente. La generación de las millennials está recuperando looks desenfadados, vestidos sencillos, zapatillas de deporte y, en general, un estilo muy auténtico que huye de lo artificial. Estas jóvenes estás logrando que la simplicidad se convierta en una tendencia deseable por cualquiera. Cuentas con diversas alternativas para unirte a la comodidad sin perder un ápice de clase, así que no busques más excusas y déjate seducir por el hedonismo del tacón medio y corto.

©Finch and Farrow

©Finch and Farrow

Los tacones medios oscilan entre los cuatro y los siete centímetros. Se tratan de una excelente opción si quieres “desintoxicarte” de las alturas poco a poco y conjugar, con moderación, el confort con ese toque chic que nos enamora de este tipo de zapato. El tacón bajo es el más “sano”, pues es de cuatro centímetros o menos. Resulta ideal para aguantar todo un día de pie, paseando de un lado a otro para saludar y sacarte fotografías con todos, bailar sin parar en la fiesta y, en definitiva, pasar una velada genial sin sacrificar los cimientos de tu cuerpo. Olvídate, además, del peligro de torcerte un tobillo o perder el equilibrio mientras caminas hacia el altar.

novias zapatos©Taylor Barnes Photography / ©Graham Terhunezapatos novia©Clary Pfeiffer Photography / ©Carmen SantorelliKrista A. Jones

©Krista A. Jones

Las bailarinas son también una posibilidad perfecta para combinar el bienestar con la belleza. Ya imaginamos que debe sonarte chocante pero, sí, más de una firma está añadiendo francesitas a sus colecciones de calzado para novias. En el caso de que seas muy alta y no te apetezca evidenciarlo más, los flats serán tus aliados y, además, los encontrarás con pedrería, con lazos, con flores de tela, elaborados a partir de encaje e, incluso, puedes arriesgarte con unos de color para avivar tu look con un toque de originalidad.bailarinas novia©André Teixeira, Brancoprata / ©Coralee Estellenovias flats

©Kyle John Photography / ©Frances Iacuzzi Photography

Las wedges se encuentran en ese mundo intermedio entre los tacones y los planos: te hacen ganar altura simplemente con la elevación de la suela y, encima, tienen una forma elegante y favorecedora. Nos encantan a modo de alpargatas para bodas rurales, al aire libre en jardines o fincas, y también en la playa. Combínalos con vestidos algo más informales e incluso cortos y adiciona una corona o unos apliques de flores como tocado.alpargatas novias

©Brumley And Wells / ©Alexandra Grace Photography

¿Te hemos convencido de las bondades del zapato bajo? Por el bien de tus pies, esperamos que sí. Déjate llevar por la magia de este cazado y te darás cuenta de que la belleza la pone quien se viste y no aquello con lo que lo hace.